El movimiento se demuestra andando


Lucía e Iván una pareja apasionada del mundo del motor, del olor a gasolina, de la adrenalina, no tienen miedo pero si el respeto a este mundo que les corre por las venas.
Esta afición les llevó a unirse y compartir un día que siempre soñaron con las personas que más aprecian, para mi fue un honor ser participe de esta historia y me llevo de ellos el respeto tanto al motor como a la vida pero siempre sin miedo a disfrutarla. Un gran abrazo amigos.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: